Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Jardín secreto

  

 El viejo jardinero deseaba ahogar cada día los errores del pasado y, de ese modo, resurgir como un hombre nuevo. Cualquier mínimo gesto para ese cambio se convertiría en grandioso para su nuevo proyecto de vida… Comenzó por descubrir su jardín secreto.

 

A lo largo de los años había realizado incontables experimentos, algunos de los cuales acabaron siendo situados en el pequeño invernadero que poseía justo detrás de su casa.

 Se había planteado unir distintos tipos de flores en una especie de red kármica. Sus anotaciones eran una extraña mezcla de ciencia-ficción y tratado sobre botánica.

 

Aquella mañana llamó a la policía y se acusó de haber abierto, sin permiso, el corazón de las flores.

Rafa Hierro

Anuncios

11 febrero 2009 - Posted by | Cuentos, General

6 comentarios »

  1. Muy bueno, Rafa. Me gusta mucho el lirismo del relato.

    Comentario por Antonio Vega | 11 febrero 2009 | Responder

  2. Muchísimas gracias Antonio, me alegra que te agrade este ejercicio de la “Escuela de Alexis Ravelo”. Uno se plantea avanzar en el difícil campo de la escritura gracias a personas como él. Habrá que darle continuidad y no dejar morir la ilusión de seguir escribiendo.

    Un abrazo,

    Rafa

    Comentario por Rafa Hierro | 11 febrero 2009 | Responder

  3. Curiosa manera de relatar un cambio, quizás, ¿de vida?
    Si me permites, me gustaría darle una vuelta, soñando de otra manera. ¿Te parece?

    En el invernadero de detrás de su casa estaba su jardín secreto: cientos de tarros de cristal con formol en su interior, apilados en las estanterías desgastadas, albergaban sus tesoros. El más preciado de ellos, ocupaba un lugar especial al alcance de su vista, nada más entrar en su jardín secreto. Allí, se encontraba la orquídea que ella le había regalado. Permanecía intacta, embalsamada en el líquido conservante a pesar de que ella ya no estaba.
    Hoy entró, como otras tantas veces, y al verla decidió abrirse su corazón con las mismas tijeras podadoras que utilizaba a diario. La policía tardó en llegar y cuando lo hizo, encontraron un tarro vacío que contenía una nota en la que se podía leer: no culpen a nadie, he ahogado los errores de mi pasado…

    Besos

    Comentario por Lunática | 11 febrero 2009 | Responder

  4. Disfruté con la lectura del texto. La idea me agrada.
    No sé si es porque me quedé con ganas de más pero el final me llega de pronto y acelerado. Podría, desde mi punto de vista, ganar alargando el final o contándolo de otra manera, no lo sé. Gracias.

    Lunática, interesante vuelta a una historia que de por sí ya me gustaba 🙂

    Comentario por Rayco | 12 febrero 2009 | Responder

  5. Este blog puede ser interesante. La idea de que varios autores escriban juntos da versatilidad y permite ver de lo que son capaces.
    Este post es un ejemplo de ello: una idea buena resumida casi en unas frases finales, pero en el que te quedas con ganas. Ganas de acortar o alargar.
    EL giro que da Lunática podría estar bien, pero aún falta consistencia.
    ¿Te atreves Rafa Hierro?
    Un saludo y perdonen mi atreviemiento.

    Comentario por Tontito | 12 febrero 2009 | Responder

  6. Me gustó. La frase final es genial, las anteriores podrían mejorar para estar a su nivel.

    Comentario por Andrés S.S. | 14 febrero 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: