Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

El Dorado

Diluida en una masa anónima, fascinada sobre el escenario, la cantante constataba el éxito de su última canción. Durante el concierto había mezclado su voz con la del público asistente y un sinfín de aparatos electrónicos de nueva tecnología. De pronto pidió silencio al público y con lágrimas en los ojos comenzó a hablarles:

-¡Es increíble! ¿Podríais suponer que un concierto así avivase el deseo de llorar? Miren, en mi país nos vamos distanciando del mundo, involuntariamente, y lo que pueden ser canciones sin aparente connotación, más allá de la preconcebida información desapasionada y medida, se convierten en invisibles mensajes que cercenan el cerebro y nos hacen ver que no podemos ver, así de enredados son algunos mensajes. Ojalá un día podáis visitar mi país, no soporto el lamento sostenido, pero qué deciros, nada más distante de mí y de otros tantos seres de ese pedazo de tierra,  que una frase que he escuchado gritar a algunos de ustedes convidándome a disfrutar de unas buenas vacaciones en este otro paraje que supera el límite de mis costas. Entonces, una experimenta cierto ahogo, no debido a la ingestión de agua en una de vuestras playas, sino a la claustrofobia de no llegar nunca a ellas. Es desagradable lo que digo ¿verdad? ¡Pero no para tanto! No como para que se enturbie el sabor exquisito de vuestra invitación. Ya me han contado lo maravillosas que son vuestras playas, pero díganme algo, ¿es muy fría el agua? Me encanta el mar, por ese sentido de infinitud y de límite, porque tiene siempre el virtual horizonte ante los ojos que asegura la llegada un día al otro extremo. Yo jamás hubiese pensado en eso de la redondez de la tierra, porque, para mí, en el borde del horizonte, está El Dorado, eternamente El Dorado.

Rafael Hierro

Anuncios

23 febrero 2009 - Posted by | Cuentos, General

2 comentarios »

  1. Rafael después del primer párrafo me perdí, lo siento…no entiendo muy bien la historia ni a lo que te refieres con lo del lamento sostenido… cuando hablas del dorado (¿el horizonte?) no veo el fin del cuento ¿qué opinan los demás? Una ayudita para esta torpe por favorrr!!!

    Comentario por Maite | 2 marzo 2009 | Responder

  2. Me apunto al comentário de Maite (y al club de los torpes??. Y sin embargo… me da la sensación de que hay algo bueno…pero no lo “pillo”.

    Comentario por Andrés S.S. | 3 marzo 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: