Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Enter

Por fin dejó de tener miedo, olvidó todas sus dudas, complejos, inseguridades varias. Se miró en el espejo y se reconoció. Era ella la que se reflejaba en la luna del cristal. Sin duda, era su cara, su sonrisa, su mirada tierna. Eran sus manos, sus caderas, sus piernas… Indefectiblemente era ella, volvía a ser ella. Se gustó, se sonrió, se guiñó un ojo y, cantando por lo bajinis, se alejó taconeando dispuesta. No se olvidó de colgar el cartelito: en su corazón y en la puerta.

Maite Figueira

Anuncios

1 marzo 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

3 comentarios »

  1. Viva la autoestima¡¡¡…Esta bien “retratada”. Bien escrito.

    Comentario por Andrés S.S. | 3 marzo 2009 | Responder

  2. Me he quedado un poco corta ¿qué decía el cartelito?

    Comentario por Puri | 3 marzo 2009 | Responder

  3. Alexis!!! Cuelga el cartelito. Te lo dice el titulo Puri…

    Comentario por Mararía | 3 marzo 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: