Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Figura solitaria con terraza de fondo

 

 antoniovega_figurasolitariaconterrazadefondo

La camarera deja el café con leche descafeinado que le he pedido en la mesa no tenían de máquina así que me lo ha traído de sobre no me gusta de sobre pero si no hay de máquina cuando no se puede no se puede no se puede y además es imposible dice la mueca de la camarera que es bonita aunque muy joven debe de ser sudamericana aunque apenas dijo dos palabras me pareció que hablaba como alguien de allí cuando me trajo la taza humeante con una pastita pequeña en un envoltorio de plástico rojo y transparente que no pides pero que te traen igual pero da igual porque es distinto a esos restaurantes que cuando pides de comer te ponen pan lo pidas o no lo pidas y luego encuentras que te lo cobran en la cuenta joder qué coño me cobras una cosa que no te pedí si la traes sin habértela pedido es cosa tuya y no me la cobres tío pero claro eso es así y hay que joderse como si se me acerca el perro del tío este que pasa cerca de la terraza joder por qué no tienes más cuidado igual que yo si tuviera perro pero no lo tengo porque en vez de estar paseando chuchos prefiero leerme mis periódicos con mi café con leche eso sí descafeinado que más cafeína no que me pongo nervioso que yo lo que quiero es estar todo zen aunque a veces es difícil con los irresponsables con perros los gritones dominicales joder tío vete a gritar al estadio esta tarde o al bar si pasan por la tele a la unión deportiva pa que se te joda la laringe pegando gritos y con las rubias que pasan en dirección a la playa con la toalla y el bolso al hombro y  las cholas y las gafas esas gafas que te ocultan media cara y que casi valen para eso tanto como un pasamontañas pero que coño vas a ir con un pasamontañas por la calle y menos un domingo como hoy con el calor que hace coño que se me enfría mi café con leche descafeinado y luego no hay quien se lo beba aunque quizás sí con el calor que hace que quizás lo tonto es no pedirlo con un par de piedras de hielo y aquel es Alejandro que pasa también hacia la playa y me saluda con la mano y le saludo con la mano y bajo la vista de la gente que pasa y vuelvo a mi taza que ya no está humeante y a mi periódico que tampoco está humeante pero tampoco me lo voy a beber sino a leer aunque joder lees cada cosa que te hace coger cada calentura y me leo una noticia dos noticias tres noticias cuatro noticias cinco noticias seis noticias siete noticias y después me bebo mi café con leche descafeinado frío así está mejor y pido la cuenta a la camarera con una señal de la mano que escribe en el aire aunque si fuera así el viento se llevaría mis palabras y me da tiempo de leer la octava noticia la novena noticia la décima noticia cuando aparece la camarera y me dice uno diez con desgana y busco en mi cartera engordada de calderilla y de papeles que debería haber pasado a las carpetas los recibos del alquiler de tres meses un justificante de asistencia de un examen varias notas de teléfonos que cogí y que he olvidado para que cogí y no miro más que la camarera tiene más mesas que atender y pone cara de impaciencia y le doy uno diez y se va y cojo los periódicos y me levanto y cuando me voy veo la pastita en el envoltorio transparente y rojo y qué pues que le den por el saco a la dichoso pastita que yo ya me voy.

Antonio Vega

 

Anuncios

22 marzo 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: