Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

El Pescador de Sueños

 

El viejo lobo de mar añoraba sus días de juventud como capitán de barco surcando los mares del Sur. Había navegado por todos los cabos náuticos conocidos y por conocer a lo largo de sus extensas travesías en alta mar por los océanos del mundo. Amaba la mar y aún podía saborear la sal entre sus curtidos labios en las noches solitarias de su obligatoria vejez, impuesta por el más abominable de los reumas, que le doblaba la espalda como un junco quebrado en la ribera de un río. Lo único que le permitían hacer sus huesos caducos y frágiles, era pescar con su inseparable caña las mañanas de domingo en los espigones del puerto de esa ciudad contaminada en la que, estaba desterrado desde que le sobrevino la jubilación forzosa.

Nadie como él sabía como dolía ver la destrucción fatal de sus queridos mares, que tantos tesoros le habían regalado y tantas alegrías le habían obsequiado. Ahora eran las cloacas de las ciudades y las alcantarillas de las industrias que volcaban en ellos sus inmundicias y miserias convirtiendo a los océanos en vertederos de deshonra y cochambres de infortunios. Pero también sabía que el mar, o mejor dicho, la mar como la llamaban sus hijos, daba a cada uno lo que se merecía y llegado el momento recuperaría lo que era suyo.

Se levantó muy temprano, cogió sus enseres de pesca y puso rumbo a los muelles. Sabía que no iba a pescar nada, ya que los peces hacía mucho que habían desaparecido de la bahía y aunque quedase alguno era mejor no llevárselo a la boca. Lanzó el sedal y… ¡Sorpresa! Notó que algo tiraba de él, había picado. ¡Qué rápido había sido! A lo mejor hoy era su día de suerte y cambiaban las tornas. Se apresuró a recoger su pesca y así saciar su curiosidad, pero lo único que le trajo el mar fue la carcasa de un televisor de los años 70. La verdad es que le dio risa, y pensó que estaba loco si pretendía pescar otra cosa que no fuera basura en aquel puerto de ciudad. Si es que en el fondo era un sentimental y le perdía su viejo corazón anclado en el pasado de extintas jornadas marítimas que mareaban su caducada memoria.

Volvió a probar la caña, ya que esa era la única forma que tenía de arrancarle hojas al calendario y… ¡Sorpresa! Volvió a moder el anzuelo otro pez que más se parecía a una batería de coche que a un lenguado. Esta vez, el viejo marino se resignó y aceptó que se había convertido en el basurero que  pescaba en un vertedero. Ya eran dos desperdicios menos de los que libraba a su querido mar.

El sol ya estaba sobre su cabeza y llegaba la hora de recogerse y tomarse las pastillas para su reuma, pero volvió a lanzar la caña por última vez, ya que había sido una mañana muy productiva y… ¡Sorpresa! Su tierna amante marina le regaló otro pez con forma de bidón oxidado que vaya usted a saber lo que albergó en el pasado. Volvió a sonreír para sus adentros y comprendió que de esa manera tan sutil, el mar le daba las gracias por limpiarlo un poquito.

Recogió sus bártulos y se marchó silbando a casa. Al viejo lobo de mar se le encendió el corazón de alegría al sentirse correspondido por su afectuosa amiga, y se prometió que volvería a limpiarla el domingo siguiente.

A primera hora del lunes, las portadas de los periódicos decoraban los kioscos y los telediarios daban eco de la noticia… ¡Sorpresa! El alcalde de la ciudad había sido encontrado en la sala de plenos del Ayuntamiento, con el cráneo aplastado por la televisión de plasma de última generación que presidía la sala; el dueño de una importante fábrica de la ciudad con proyección en el extranjero había sido encontrado en los servicios de un lujoso restaurante, con la garganta abrasada por ácido sulfúrico mientras, sus socios lo esperaban en la mesa celebrando la firma de un contrato de fabricación de baterías; y el director general de la mayor industria química de la ciudad había sido encontrado en el jacuzzi de su exclusivo ático, despellejado, mientras tomaba un relajante baño caliente. Los minuciosos análisis toxicológicos dictaminaron que en el agua habían sales marinas en disolución.

Mariola Espino Santana

Anuncios

29 marzo 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

27 comentarios »

  1. ummm me gusta eso de pescar sueños…creo que desarrollaste bien la idea.

    Comentario por Maite | 30 marzo 2009 | Responder

  2. Un curioso cuento con un final realmente sorprendente. En todo caso creo que, sobre todo en el primer párrafo, abusas ligeramente de los adjetivos (por ej: “curtidos labios”, “noches solitarias”, “obligatoria vejez”: todo en la misma frase), lastrando un poco la narración, aunque debo señalar que yo también me reconozco a menudo en ese exceso. Y también apuntaría que el final rompe totalmente con el tempo, la atmósfera, y el “espíritu” (si me permites la expresión) del resto del relato, aunque supongo que ese es, precisamente, el efecto que buscabas. Eso es justicia poética, y lo demás son tonterías.

    Comentario por Kepa Hernando | 30 marzo 2009 | Responder

  3. El final está escrito en forma de noticia, querido Kepa, has visto alguna vez, te pregunto y me pregunto, “poesía” en la forma de narrar las noticias…je je je, pero fíjate que Mariola, sin explicar mucho, lo dice todo en ese final…no te parece?

    “el director general de la mayor industria química de la ciudad había sido encontrado en el jacuzzi de su exclusivo ático, despellejado, mientras tomaba un relajante baño caliente. Los minuciosos análisis toxicológicos dictaminaron que en el agua habían sales marinas en disolución”.

    Comentario por Maite | 30 marzo 2009 | Responder

  4. Creo que la última parte de mi comentario no ha sido bien comprendido, es posible que no haya sabido explicarme del todo. Entiendo que el final del relato imita la forma en que se suelen retransmitir las noticias: a eso me refería precisamente cuando digo que rompe con el ritmo y el tono de todo lo precedente, que tiene un tono más lírico y más intimista. Y mi referencia a la justicia poética no formaba parte de la reflexión anterior, es una observación independiente. Quería decir que cada uno de esos “peces gordos” ajusticiados al final del relato terminan muriendo de una manera que coincide con lo que se suele entender como “justicia poética”: (http://www.geocities.com/Athens/Agora/6975/esto/preguntas/justicia.html). No era una crítica, sino más bien al contrario. Que la forma de esas muertes encierre cierta coherencia me parece un acierto, es una manera de otorgarles un sentido en la narración.

    Comentario por Kepa Hernando | 31 marzo 2009 | Responder

  5. La verdad es que a mí este cuento me resulta empalagoso.
    Será porque no paso las moñerías y el final no cuadra ya que no se sabe quién es el asesino.
    Te deja a medias como un polvo mal echado.
    No sé, pero debe ser que te estás medicando y no te hacen efecto las pastillas.

    Comentario por cronopio | 1 abril 2009 | Responder

  6. He leído tu historia Mariola.

    En cuanto a la técnica no hago mucha crítica porque no estoy ducha en literatura y a mí me parece todo muy bien expresado, la verdad. Si querías dar una sorpresa realmente lo conseguiste porque todo empieza calmado, sin mucha acción y parece que todo apunta a una crítica a la contaminación medioambiental, y al final viene lo gordo, lo de película de terror (que yo sé que es lo tuyo), tres muertes en circunstancias extrañas y un asesino, que al principio parecía el más inocente, digo yo que si es el marinero, porque si no ¿quién?, ¿una maldición marina?, ¿una venganza del medio ambiente?, que también puede uno imaginárselo de esa manera. Da juego.
    Realmente esa ¡sorpresa! me cogió de sorpresa

    Comentario por ylorewen | 1 abril 2009 | Responder

  7. He leido tu cuento y me gustó, no soy muy entendido en estas cosas y lo que leo simplemente me gusta o no. Lo tuyo en conjunto, como te he dicho, me gustó, tal vez el final llegara demasiado pronto. Ánimo y adelante.

    Comentario por El pateador | 1 abril 2009 | Responder

  8. HOLA MARIOLA!
    ME HA GUSTADO MUCHO TÚ RELATO, ESPERO QUE PRONTO NOS SORPRENDA CON OTRO CUENTO…O POR LO QUE VEO HASTA CON UN GUIÓN DE CINE, SIGUE ADELANTE, POR QUE LO HACES MUY BIEN.
    FELICIDADES!

    Comentario por Mar | 1 abril 2009 | Responder

  9. Hola Mariola, visto tu cuento, en la página factoría de ficcion “el pescador de los sueños”, veo un análisis de lo que está ocurriendo con el mar y los vertidos, es una cruel realidad, ya que te diré que esta semana pasada al ir a correr por la playa de las Canteras y a primera hora vi como el barranco de la Ballena que termina en la Cicer, arratraba con la lluvia vertidos y una chica estaba analizándolos tomando muestras, y la Cruz Roja estaba colocando unos carteles de prohibición al baño así como recogiendo bolsas de basuras, etc. el olor fétido era insoportable, pero es la realidad, realidad que no sólo los poderosos son los culpables. Todo ignorante y no tan ignorante tira cosas a los barrancos que desembocan en el mar, incluso las mismas personas que viven cerca de él. No sólo el empresario y el poderoso, también el vecino de a pie puede tropezar con la lata que tiró en la playa y caerse al suelo o quemarse sus pies con la colilla que tiró en la arena. Esa es mi crítica, espero constructiva. el “pescador de lo sueños” se alegraría si surcara los barrancos de nuestra isla.

    Comentario por Dalí | 1 abril 2009 | Responder

  10. hola mariola !
    sorpresa !!
    no esperaba que me escribiese la autora de un relato pero me ha gustado
    me ha parecido macabro, me ha parecido inesperado el final, y el tema tambien me ha parecido interesante
    enhorabuena!!

    Comentario por Cine | 1 abril 2009 | Responder

  11. Que preciosidad de Cuento gracias mariola, wuau ,voy a escribir algun comentario, felicidades que gran acierto.

    Comentario por truco | 1 abril 2009 | Responder

  12. Cronopio: en primer lugar, las alusiones personales, en lo que debería ser una crítica estrictamente literaria, están de más. Sinceramente, tu comentario acerca de la medicación es del todo prescindible. En segundo lugar, recurrir a un final ambiguo, abierto a la interpretación de cada lector, es un recurso utilizado hasta la saciedad por una infinidad de autores a los que con toda seguridad veneras. Que te satisfaga o no, es otra cosa. Por otra parte, si aún no sabes o no intuyes quién es el asesino, te recomiendo que concedas al texto una segunda lectura, probablemente aclarará tus ideas. En cuanto a ese término que has escogido, “moñerías”, me permitiré señalarte que tienes una abrumadora cantidad de expresiones en castellano de las que podrías servirte para expresar tu parecer sobre este cuento, pero que ostentan una carga peyorativa mucho menor. La crítica es admisible, e incluso deseable, en este sitio, pero si la hacemos, hagámosla con estilo, sin denigrar a nadie ni a su obra, ¿vale? Argumentando y tal. Respetemos el trabajo ajeno. Paz y amor, y todo ese rollo.
    Mariola: Personalmente, si me molesto en comentar un cuento es porque de alguna manera me ha hecho pensar, y eso es más de lo que puedo decir de la mayoría. Bss.

    Comentario por Kepa Hernando | 2 abril 2009 | Responder

  13. Cronopio: estamos en un estado de derecho y democracia pero no cuesta nada usar la noble lengua de Cervantes correctamente para dar tu opinión. Está claro que leístes el cuento y si mi intuición no me engaña eso es lo que pretendía la autora.
    No eran necesarias aluciones a la intimidad de nadie, ni tan siquiera de la tuya.

    Comentario por colinasnegras | 3 abril 2009 | Responder

  14. Para mi.. el final está claro…El océano se toma la justicia por su mano.
    Siento que hay demasiados adjetivos y “frases adjetivadoras”, pero esa medida tiene diferentes gustos.
    Está bien escrito eso sí.
    El giro del final sorprende y creo que “nokeará” a mas de un lector. Me ha parecido un “cuento-cuento”.

    Comentario por Andrés S.S. | 3 abril 2009 | Responder

  15. Agradezco mucho vuestras opiniones y comentarios. Muchas gracias por leerlo.Y os animo a que escribais.

    Comentario por Mariola Espino Santana | 5 abril 2009 | Responder

  16. HOla a todos. Gracias por vuestros comentarios me ayudan a seguir escribiendo.
    Acepto las críticas ya que también se aprenden de ellas.

    Comentario por Mariola Espino Santana | 5 abril 2009 | Responder

  17. “Hola Mariola! ya lo leí. La verdad es q me sorprendió positivamente. Escribes muy bien y es una historia muy original a la vez que trata un aspecto más q real por desgracia y al mismo tiempo preocupant. El desarrollo me resulta interesant y el final intrigante y quizás podrías haber prolongado un poco el final xo ese detalle hace q sea un final abierto y q nos deje intrigados y pensativos y eso es muy inteligente cuand logras dejar huella y de intriga, logras q el final se prolong en la mente de los lectores. Sigue con este hoby q yo tb comparto y q me parece un privilegio. En cuanto al corto me qdo con la imagen a cámara lenta q a partir de ahí me empieza a gustar el toque de comprensión y romanticismo entre dos desconocidos q parecen entenderse la primera q vez q se ven y con la música de fondo. Parece dejarnos la moraleja de q por muy incomprendido q te puedas llegar a sentir siempre habrá alguien semejante a nosotros q nos tenderá su mano y me parece precioso. bssss”

    Comentario por jessica | 8 abril 2009 | Responder

  18. hola mariola el cuento me gusto bastante sobre todo tu estilo al describir al personaje y las situaciones, el arranque es algo melancolico y el final muy violento. te animo a que sigas escribiendo.

    Comentario por Julio | 9 abril 2009 | Responder

  19. 1.Si un cuento, es una narración corta en prosa, (y la prosa es la forma que toma naturalmente el lenguaje para expresar los conceptos, no sujetos a la medida y cadencia del verso y que en muchos casos, recurre a la demasía de palabras para decir cosas poco o nada importantes).
    Diré personalmente, que en este caso, Mariola, refleja un estilo muy actual dado que se puede leer entrelineas además de un mensaje de lucha medioambiental educativo, una búsqueda nada absurda que intenta decir algo interesante cargado de suspense. ……………………………………………………….
    Los cuentos al pertenecer a la ficción literaria, como todos sabemos e ideados para producir una impresión rápida y llamativa… ADMITO, como lectora si se me permite, a mí, Raquel, que Mariola lo ha conseguido, a pesar de ofrecer cierta divagación ufana en el abuso de cierto tipo de adverbio (parte invariable de la oración que modifica la significación); en concreto ~ de tiempo, que expresan modificaciones temporales (ayer, antes, hoy, después, etc.). Por lo demás, sublime acierto de la temática.

    Comentario por Pupiraxel | 13 abril 2009 | Responder

  20. 2….la historia en Ingles para que resulte altamente codificado para algunos sería:
    “Pretending to be ill how THE DEATH SEA, The killer to get something out of all imagination in few words, in the name of the Justice ”
    90% Cuento y 10% Necrológica periodística. O es al revés…100% Me encanta

    Comentario por Pupiraxel | 13 abril 2009 | Responder

  21. 3.+riola, comparo ya por ultimo tu narración a un *cuentaimágenes, que en cine se trata de un dispositivo que tienen ciertas cámaras cinematográficas, merced al cual se sabe el número de imágenes ya impresionadas y se pueden obtener efectos especiales; dado que este cuento es muy fotonovela, y se agolpan en el cerebro, automáticamente las imágenes del crimen. Comparo el estilo cercano al de Mary Higgins C. Bajo mi prisma, aunque refleja sin ton ni son, (without rhyme or reason jajaja) Un desenlace un tanto sórdido de la historia ¿Como mecanismo conductista tal vez? Bueno eso si entendemos el conductismo como doctrina psicológica exclusivamente basada en la observación del comportamiento objetivo del ser que se estudia.
    Abro una puerta a la discusión libre… parafraseando a alguien a quien le escuche q le consolaba el hecho de pensar que el mejor escritor había sido manco y el mejor músico sordo. (Cervantes – Bethoven),
    ¿Tendrá pues Mariola algo que ocultar al escribir con tanto acierto? Brava eres tal cual, autentica, agresiva, inesperada. RK2 ahorapupitruco@hotmail.com Rakel

    Comentario por Pupiraxel | 13 abril 2009 | Responder

  22. 4.Deseo añadir, a mis comentarios dado que el texto me inspira, a la hora de ser critica q el uso del lenguaje siempre se puede mejorar, si te propones un ejercicio elemental, (quita el mayor numero de palabras y pesca tan solo aquellas que ya perfilen tu objetivo). Esto es valido para todo el mundo, Saramago, Lord Byron jeje. No obstante de nota a Mariola le voy a endosar 1 notable Alto. Y ahora pupi por antonomasia, interroga a la autora: ¿para cuando el cortometraje? Podría ser lo próximo, ¿no?. Felicidades por la publicación, UN BUEN PROYECTO. Verso de Bécquer, muy acorde:
    “Mientras se sienta que se ríe el alma, sin que los labios rían, mientras se llore sin que el llanto acuda a nublar la pupila, mientras el corazón y la cabeza batallando prosigan…..“Mientras haya esperanzas y recuerdos, habrá poesía” o CUENTOS, como prefieras, ¿Qué ha sido del tan afamado? Once upon at the time, (érase una vez…) el reto esta en seguir.
    Para todo aquel que lo desee: +correo literario en: raquelsanchez@canarias.org.Fin jajaja Buena Estrella

    Comentario por Pupiraxel | 13 abril 2009 | Responder

  23. HOLAAAAAAA

    YA LEI TU CUENTO Y SINCERAMENTE ME HA GUSTADO…EL FINAL ES IMPREVISIBLE…LA NARRACION AL PRINCIPIO ME RECORDO A LA OBRA “EL VIEJO Y EL MAR” DE ERNEST HEMINGWAY…EN FIN QUE ME HA GUSTADO. SIGUE ESCRIBIENDO.

    MAS BESOTESSSSSSSSSS

    Comentario por Antonia | 15 abril 2009 | Responder

  24. Agradezco los comentarios realizados a este cuento.
    Para mí son muy importantes vuestras opiniones y críticas siempre constructivas.
    Espero seguir aprendiendo y mejorando.Es la primera vez que dejo que lean algo mío.
    Muchas gracias.

    Comentario por Mariola Espino Santana | 20 abril 2009 | Responder

  25. El cuento tiene un giro al final sorprendente, me gusta el cambio de género de poético a periodístico.

    Comentario por Blackhills | 20 abril 2009 | Responder

  26. Me gusta como cambias de estilo en el mismo cuento sobre todo el lenguaje periodístico al contar las noticias.

    Comentario por Blackhills | 20 abril 2009 | Responder

  27. Una mezcla sorprendente de estilos,adjetivos varios, poesía,denuncia social, lenguaje periodístico,venganza,intriga,asesinatos,de la melancolía del personaje central,da un salto de un reglón a otro a una velocidad de vértigo y sin que el lector pierda el hilo del cuento y desee leerlo hasta el final.
    Te animo a que sigas puliendo tu estilo y navegando por la literatura.
    Me ha gustado, es muy fresco…

    Comentario por blackhills | 23 abril 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: