Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

La muerte y el militar

El retrovisor me decía que la cola de coches se perdía en la distancia y mi olfato que seguiríamos parados un rato largo. Un chico joven salió de entre los coches pidiendo ayuda.

-¡Un médico! –gritaba. 

 Salí del coche, con mi maletín de trabajo. No pude hacer nada por aquel hombre, más que intentar traerlo una y otra vez. La ambulancia llegó demasiado tarde. Cuando volvía a mi coche, bastante abatido, la verdad, vi a un tipo con un traje negro. Me miraba con cara extraña, le dije que no se inquietara, que estas cosas pasaban. Me respondió que no era inquietud lo que sentía, sino sorpresa, pues había venido a por aquel hombre y tenía el encargo de ir a por esta noche a la ciudad de Bagdad. Le miré confuso y volví a mi coche, el tipo de negro había desaparecido. Entonces caigo en la cuenta, abro mi equipaje. Ahí está, el billete de avión junto a la notificación oficial, órdenes de unirme al destacamento destinado en Irak.

Cesáreo Pérez Navarro

Anuncios

30 marzo 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

7 comentarios »

  1. Te odio Cesáreo…je je je por ponerle un pero: no me gusta el titulo, “Billete a Bagdad” o algo así quedaría mejor, no te parece?
    Saluditos

    Comentario por Maite | 30 marzo 2009 | Responder

  2. snif, snif. buuaaaaaa. ¿Por que me odias?, no era mi intencion provocar esos sentimientos…. ¿o si?.
    Si hubiese tenido otro titulo, ¿hubieses sabido que el prota es militar? ahi te dejo la pregunta.
    Un beso.

    Comentario por Cesáreo | 31 marzo 2009 | Responder

  3. Sí…”Ahí está, el billete de avión junto a la notificación oficial, ordenes de unirme al destacamento destinado en Irak”.
    Se entiende Cesáreo, lo explicas muy bien, no somos tontos…je je je el tipo de traje negro es la muerte…por tanto sobra la muerte y el militar…

    Dos besos, te sigo odiando

    Comentario por Maite | 31 marzo 2009 | Responder

  4. También lo podrías titular:
    “El médico militar que iba por la carretera cuando se encontró con un accidente y con la muerte que iba de camino a Bagdad para…”.
    Ja ja ja

    Comentario por Maite | 31 marzo 2009 | Responder

  5. Pues mira, no te creas que no sería otra manera muy válida de contar el mismo cuento. Tengo que probar algo así. Un cambio de estilo. Me has dado una idea Maite. Gracias
    Un beso.

    -Pues resulta que un militar (médico para más señas) estaba atascado en la pista y a un tipo le dió un ataque al corazón, entonces él fué en su ayuda, pero no pudo hacer nada. Cuando volvía al coche se encontró con la muerte, que estaba sorprendidísima por que, claro, ella le esperaba esa misma noche en Bagdag y no se explicaba cómo es que estaba allí, en medio de aquel atasco. El pobre muchacho no le hizo mucho caso y se metió en el coche, pero despues cayó en la cuenta de que había recibido órdenes de que tenía que partir hacia Irak esa tarde, (te lo estoy contando y se erizan los pelos). Pobre muchacho.
    -Eh… ¿Y fue tan bobo que cogió el avión para irse para allá?
    -Si mi niña, tu sabes como son los militares, ordenes son ordenes.
    -Pobrecito.

    Comentario por Cesáreo | 2 abril 2009 | Responder

  6. Estupendo Cesáreo.
    Supongo que corresponde al ejercicio que consistía en actualizar un relato tradicional.

    Comentario por Puri | 9 abril 2009 | Responder

  7. jajaja lo contastes como un chisme…te odio menos

    Comentario por Mararía | 8 mayo 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: