Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Extraños aparentes

Se cruzó con él la mañana de un caluroso domingo cuando, en busca de un poco de brisa fresca, deambulaba sin rumbo por la atestada avenida de la playa. Era un tipo de lo más corriente. Una de esas personas con las que puedes encontrarte todos los días sin que repares en ellas. Sin embargo, algo –si le preguntáramos no sabría respondernos qué– hizo que se fijara en él.

Al observarlo más detenidamente, amparado por la multitud, notó una especie de conexión entre ambos, como si el resto de su vida dependiera de lo que hiciera aquel desconocido. Por ello, pensó en seguir sus pasos, observar a dónde se dirigía y tratar de averiguar algo sobre él. Para hacerlo, no tuvo que desviarse de su itinerario habitual, ya que el extraño parecía seguir su mismo recorrido.

Asombrado, vio que aquel hombre giraba en la esquina de su calle y no sólo entraba en su edificio, sino que se dirigía hasta el apartamento en el que vivía, de alquiler, desde hacía casi dos años y abría la puerta con su propia llave.

Intrigado y bastante nervioso, tocó el timbre de su apartamento. Instantes después, el desconocido le abrió la puerta. Sin poderse contener, le dijo que llevaba toda la mañana siguiéndolo, hasta que lo había visto entrar en su apartamento y le preguntó quién era y qué clase de broma era aquélla.

Desconcertado, el desconocido le respondió que lo que le contaba era imposible. Le dijo que era un escritor que llevaba casi dos años viviendo en aquel apartamento y, además, aquella mañana no había salido de casa. Desde muy temprano había estado trabajando en una historia en la que dos tipos corrientes se cruzaban mientras paseaban por la playa y uno de ellos, presa de una extraña atracción, se veía obligado a seguir al otro hasta su casa.

Ruymán J. Jiménez.

Anuncios

13 abril 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

4 comentarios »

  1. Una estupenda historia circular. Felicidades

    Comentario por purisantana | 15 abril 2009 | Responder

  2. Gracias, Puri. Aunque entre los dos extremos del círculo hay un par de párrafos que no me convencen y creo que tendría que pulirlos un poco más.

    Comentario por Ruymán | 16 abril 2009 | Responder

  3. plas…plas…pues siga usted puliendo

    Comentario por Mararía | 20 abril 2009 | Responder

  4. Muchas gracias, Ruymán, y espero que puedas volver a tomar café pronto, ja, ja.

    Esta historia me ha encantado: muy bien llevada, cautiva desde el principio y con un final tan desconcertante como acertado.

    Enhorabuena.

    Comentario por Mónica Graña | 10 junio 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: