Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Burbujas

 

Encendió la luz del pasillo y vio las sombras retirarse hacia la oscuridad. Dos segundos después, miraba directamente la bombilla que colgaba del techo, y cerró los ojos, con su recuerdo en la retina.

Buscó a tientas el interruptor de la luz, cerró la puerta tras de sí, y apoyó la espalda contra ella, aún con los ojos cerrados, buscando la burbuja que guardaba su pedacito de alma.

La encontró donde siempre. Escondida. Puede que algo más pequeña, pero igual de fuerte e igual de valiente. La saludó desde dentro hacia afuera, dándole un poco de todo lo bueno que le quedaba en aquella casa, empezando por la luz del pasillo, de la cocina, del salón, del dormitorio… de la luna, en la terraza, que luchaba por abrirse paso entre las nubes de tormenta.

En aquella terraza, que en invierno era fría e incómoda, y en verano una bendición maldita por la falta de intimidad, allí, se encendió un cigarro y saludó a las estrellas, que vencían la batalla comenzada por la luna, y a los árboles, cargados de agua.

Brindó como siempre su saludo a la noche, y aunque los recuerdos la martirizaban, permitió que le recordaran lo fuerte que era, porque al fin y al cabo, son como volutas de humo: en cuanto las ves, desaparecen.

Su burbuja no había sido un accidente, ni el fruto de una aventura fantástica; tampoco del devenir de los acontecimientos, que provocan el resultado impredecible e irremediable de un destino, predeterminado por las fuerzas creadoras de llamas en burbujas. En absoluto. Esa llama, esa burbuja, su fuerza, su energía, ese cambio, esas ganas de combatir fueron la coincidencia de absurdas decisiones y ridículos pasos.

Aquella casa en la que había vivido durante cinco años se había quedado llena de él; de su magia –de la blanca y de la negra-; de su esencia; de su vida y de su no vida; de sus encuentros y de sus desencuentros; de su marcha y de su vuelta. Aquella casa, en la que dejaría de vivir pronto, se había hecho fuerte en sus debilidades y débil en las batallas, cansada ya de la guerra.

Una guerra que ella había alimentado y envenenado. Es difícil determinar la situación en cuándos, cómos, dóndes, cuántos, porque uno nunca sabe cómo ha llegado a según qué punto de su vida. De repente, te preguntas dónde estás, por qué, desde cuándo.

Y la peor de todas, hasta cuándo.

Cande Pons

Anuncios

14 abril 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

2 comentarios »

  1. Hola, Cande. Me ha encantado tu relato. Me gusta el planteamiento de empezar captando sensaciones y sentimientos (sin caer en los tópicos literarios sentimentalistas) para luego ir dando pistas más concretas. También me ha parecido muy acertado el alternar elementos más abstractos (sensaciones) con acciones (fuma, enciende la luz, mira las estrellas). Y el último párrafo es espléndido (muchas veces se estropea una buena historia con un mal final). En suma, una historia de amor y desamor contada con un tono lírico evitando los espinosas trampas (caer en sentimentalismos, frases huecas, etc)de ese género complicado, pero que si aciertas puedes llegar al corazón del lector. Saludos.

    Comentario por Antonio Vega | 17 abril 2009 | Responder

  2. Querida Cande:
    Este texto te lo escuchamos en el taller. Verás, yo creo que un relato debe contener una historia, debe suceder alguna cosa, necesita acción. Este texto es decriptivo: hay un pasillo, unas burbujas…para expresar el estado de ánimo de alguien uqe ha sido abandonado, pero no creo que aquí haya una historia. La descripción en el relato me parece que debe estar en función de la historia, pero la descripción no es la historia ni la sustituye. Además su exceso suprime el ritmo.
    Entonces, estamos ante una readacción y no ante un relato.

    Comentario por purisantana | 19 abril 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: