Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Un sueño reparador

unsuenoreparadormaitefigueira

¡Le prestaría ese dinero! Era su amigo. Su mejor amigo.

 Ahora, el papel de Armenia, perfectamente doblado, se consumía  lentamente  en  aquel cuenco. Recordó que esa cerámica fue un regalo de Matías. La lluvia en los cristales, la música suave de fondo, el humo que  impregnaba toda la estancia con ese aroma fresco y dulzón. Se dejó llevar por el sopor. Uno no sabe cuál es el mecanismo que nos lleva de un pensamiento a otro, de una idea a otra, de una visión a otra: uno sueña; eso es todo.

Hay veces en que realidad y fantasía se confunden en este duermevela. Los recuerdos fueron saltando de su niñez a su juventud hasta llegar a la actualidad y, en todos ellos, siempre presente: Matías.

Y se durmió. Los sueños lo transportaron hasta la casa de Matías, allí estaba -su amigo- en la cama con una mujer (la imagen de ella era difusa), fumaban un cigarrillo,  a medias, mientras él  le decía:

-Deberías llamar a tu marido y contarle cualquier cosa para que no se preocupe, ya sabes cómo es.

-Sí, le diré que estoy en la peluquería y que tengo para un buen rato. ¿De verdad que lo haremos?

-¡Te he dicho que sí! Ahora sólo depende de él, de que suelte el dinero…

-Lo hará, lo sabes. Tú eres su mejor amigo, jamás sospechará nada.

-Y tú, ¿estás decidida, no te echarás luego atrás?

-Por supuesto que no, lo siento mucho por él, pero se acabó. Te quiero…

La cara de la mujer comenzaba a vislumbrarse, cuando el sonido del teléfono lo despertó. Su mujer al otro lado se disculpa: llegará tarde.

Maite Figueira

Anuncios

7 mayo 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

5 comentarios »

  1. Extremadamente sutil, Maite. Me fue difícil cogerlo en una primera lectura supercial, pero lo cogí a la segunda. ¿Sacaste la idea de “La continuidad de los parques” de Cortázar?

    Comentario por Antonio Vega | 7 mayo 2009 | Responder

  2. Cortito, pero con mucha sustancia y el final me puso los pelos de punta. Yo también tuve que hacer una segunda lectura, pero así se disfruta más y no quedan dudas.Muy bien Maite!

    Comentario por Belkys | 7 mayo 2009 | Responder

  3. Muy bueno, me encantó

    Comentario por Ana María | 9 mayo 2009 | Responder

  4. Buen cuento, negro negrísimo.

    Comentario por Patricia Rojas | 19 mayo 2009 | Responder

  5. Antonio: conscientemente no, pero puede, últimamente leo mucho a Cortázar. Pero, mi idea giraba alrededor de ese cuenco y de el papel de armenia, es todo una gran metáfora que me temo sólo entienda yo. Me pareció que la propuesta de Alex (de un hombre que sueña en la vigilia piensa y, luego en su sueño se le revela la traición de alguien…) me venía bien para plasmar esta historia que daba vueltas por mi cabeza.
    Del “Retorno de la noche” de Cortázar me inspiré en esto: “Uno se duerme eso es todo”; yo lo cambié por: “uno sueña eso es todo”; pero me di cuenta después de haberlo escrito…

    Gracias a todos

    Comentario por Mararía | 23 mayo 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: