Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Fe

En una prisión existía el rumor de que había entre sus muros un bolígrafo mágico que sólo podía ser usado por alguien que tuviera fe y humildad.

La persona que tenía el bolígrafo era un anciano que llevaba años cumpliendo condena y había perdido su fe. Pero quería ayudar a otras personas.

Un día, fue a clase y, viendo a un grupo de alumnos, decidió darles el bolígrafo.

Muchos de ellos se peleaban por él, pero el anciano, tras observarlos con atención, decidió entregarlo a un chico que permanecía sentado, apartado y solo.

Le dio el bolígrafo al chico y le dio que pidiera lo que su corazón le mandase. El chico, a pesar de que deseaba su libertad, únicamente pidió un deseo: que su madre, que estaba enferma, se curara.

Al cabo de unos días, recibió una carta de su madre, en la cual le decía que ya se encontraba muy bien, que era un auténtico milagro de Dios que se hubiera curado.

El chico nunca reveló a su madre que había sido gracias a un bolígrafo mágico y prefirió que continuara creyendo que era Dios quien la había ayudado. Buscó al anciano y, dándole las gracias, le devolvió su bolígrafo. Nunca supo que, al mismo tiempo, también le había devuelto su fe.

María

Anuncios

11 mayo 2009 - Posted by | Cuentos, General, Leer es Libertar | , , ,

2 comentarios »

  1. Qué cuento más hermoso, felicidades!

    Comentario por Arián | 11 mayo 2009 | Responder

  2. Muy bello María…

    Comentario por Mararía | 12 mayo 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: