Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Instrucciones para ganar el olvido

Puede que usted sencillamente esté aburrido de la vida. Hastiado del mundo. Cansado de su trabajo. Cansando de no encontrarlo. Ahogado por la hipoteca, y el coche, y el último viaje, y los libros de los niños, y el seguro. Frustrado en el amor. Harto del jefe y de sus vecinos. Quizá incluso se haya convertido en un desconocido para su familia. Y se sienta solo entre sus amigos. O peor, sienta vergüenza de ellos, en qué se convirtieron. Con la sospecha de que usted también está igual de gordo, igual de enfermo, igual de acomodado. Seguro que usted se siente no escuchado. Incomprendido. Angustiado por cada guerra que estalla. Por otra hambruna. Partido por la mitad cuando un niño es violado. Y encima desciende su equipo… ¿Hace tiempo vio alejarse todos sus sueños? ¿No siente simplemente asco? ¿Ganas de matarse, de matar, de meter en un horno la cabeza y esperar a que todo pase? ¿O de estrangular a su lindo pajarito cuando revolotea y hasta canta? Idiota, piensa entonces, ¿no se dio cuenta aún de que vive en una jaula? Pero no puede decírselo, usted también vive en una jaula, y bien sabe que mayor. ¿No ha pensado en dejarse morir, así, simplemente, sin más ni más?

¿Está desencantado de que le anuncien por radio y televisión pastillitas de colores y múltiples formas y tamaños para ver lucecitas que se encienden y se apagan y sentirse de pronto muy muy lejos de donde está, en un desierto, en el fondo del océano, incluso en otro planeta, al tiempo que una estúpida musiquita martillea su cerebro? ¿Tal vez las probó todas y ninguna funciona?

Pues se acabaron esas mentiras y otras falsas falsedades. Puedo prometer y prometo que con CDU, de laboratorios K, todo será distinto. Nuestro reconocido prestigio se asienta sobre décadas de trabajo y continua revisión, crítica, autocrítica, heterocrítica y hasta ecocrítica de nuestro producto en su expansión por distintos medios, paisajes y ecosistemas a lo largo de nuestra historia, y está avalado científicamente por múltiples y reconocidos estudios de las más importantes universidades, escuelas e institutos de investigación de todo el mundo.

 

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este producto.

CDU: 247 páginas de papel blanco-amarillento, 11 x 18 cm., recubiertas de cartulina tintada, y convenientemente  cocidas y encoladas. 400 gr.. Vía oral o visual. Agradable al tacto. También al olfato. Y hasta se puede lamer.    

Qué es CDU: Debido a nuestra técnica de elaboración artesanal, cada caja de CDU contiene un producto único, original e irrepetible. Puede recordarle éste tal vez a una puerta. Acaso a un incendio. O a una caricia. Otro puede parecer un taladro con sus preguntas. Tal vez un viaje en globo. O un leve estremecimiento. O una espera. Otros pueden saber a risa para el alma. A terror. Hasta a inquietud. Incluso consumido en distintos momentos por la misma persona la puerta puede hacerse celda, o el incendio simple llama, o la inquietud cierta certeza.  

No tome CDU: Si la vida le sonríe. Si está orgulloso de sí. Si cree que el país y hasta el mundo van bien. Si no quiere que el orden se altere, ni tampoco siente usted deseo alguno de cambiar. CDU no funciona con muertos, así que no lo intente, es inútil.

En cambio, CDU se recomienda encarecidamente para los que se declaran incompletos, en las diferentes acepciones del término. Para los locos y los que se atreven a soñar. Para los que sienten angustia y buscan salida o ya se cansaron de buscar. Para los que albergan esperanza de volver a ser niños. Para los deformes y los solos. Para los inútiles y los suicidas frustrados.  Para los parados inquietos.

Cómo tomar CDU: Lo ideal es que cada uno elabore su propia receta. ¿Lo normal?. Una, dos, tres veces al día. En la cama, en el baño, en la cocina. A sorbitos o a grandes tragos. Se puede empezar a tomar dosificadamente, comenzando por los más delgados y de letras más grandotas o bien salpicados de imágenes, gráficos o mapas, por ejemplo, día sí, día no. Hasta que empiezas a tirarte de cabeza en un mar de letras y más letras, y te sumerges, y te pierdes, y concluyes que el tamaño no importa. Puede repetirse la experiencia indefinidas veces. Pueden consumirse varios a la vez. 

Dónde encontrarlo: Normalmente en bibliotecas, librarys, y tiendas de libros,   book shops, más conocidas como librerías, que pueden ser de nuevos o de viejos y/o usados, ya sea de escribidores vivos o muertos e incluso cristianamente enterrados. Pero también pueden ser prestados, alquilados, y hasta robados.

Conservación: Si bien las condiciones ideales que nuestro producto exige en cuanto a  luz, humedad, peso que puede soportar al ser apilado para el almacenamiento, etc. recomiendan que el espacio perfecto es una biblioteca, usted los puede encontrar vivitos y coleando en otros medios, quizá hasta más vitalistas y coleantes: en clases, en la guagua, en salones como elemento decorativo, en la mesita de noche y hasta en el baño, en una mano como complemento directo de moda con un puntito chic, también en la playa y en el coche o en cualquier sala de espera o cola en general, excepto de fútbol.         

Posibles efectos adversos, contraindicaciones y posibles trastornos: Pensar. Reír. Soñar. Adquirir nuevos conocimientos. Quizá hasta se despierten en usted sentimientos que nunca sospechó. Tener miedo. Jugar…   

Recuerde que leer puede perjudicar seriamente su salud. Quede a su responsabilidad, ya que no necesita receta médica. Pero, sobre todo, se beberá el olvido a dos manos. Y quizá entonces pueda ganar toda su claridad.

Conserve este prospecto. Si tiene alguna duda consulte a su psiquiatra, psicólogo, médico, confesor, asesor espiritual, filósofo privado o farmacéutico. No se preocupe en recomendar encarecidamente este medicamento a cuantas personas conoce, ya que esta enfermedad se contagia.

Nayra Pérez Hernández

Anuncios

9 junio 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

5 comentarios »

  1. Creo que hoy estoy algo espeso; he venido a entender el nombre del medicamento cuando ya iba por la mitad del prospecto. Eso sí, me he reído mucho. Muy bueno, Nayra.

    Comentario por Ruymán | 9 junio 2009 | Responder

  2. Maravillosa vindicación de la lectura, Nayra. Me ha deleitado de principio a fin. Unicamente -es obvio que algo se me ha escapado -: ¿por qué 247 páginas?
    Magnífico, en todo caso; bello, sentido, elegante.

    Comentario por Kepa Hernando | 9 junio 2009 | Responder

  3. Coincido con Kepa. Enhorabuena, Nayra.

    Comentario por Antonio Vega | 10 junio 2009 | Responder

  4. Nayra, Nos recomiendas una excelente medicina, y además correctamente recetada.

    Comentario por Patricia Rojas | 10 junio 2009 | Responder

  5. Gracias, compañeros, espero que no nos curemos nunca de esta enfermedad, jejeje.
    Pues Kepa, 247? confieso que simplemente porque me gustó el número. Con tu pregunta caí en que podía haber hecho un pequeño homenaje a uno de esos libros imprescindibles; gracias, lo tendré en cuenta si lo corrijo.

    Comentario por Nayra | 11 junio 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: