Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Una mujer ardiente, un cuento de corazones delatores

Coincidiendo con el II Taller de Novela Negra de Arona, este año impartí un taller en torno a El corazón delator, de Edgar Allan Poe en los institutos de ese municipio. La propuesta era que, a la manera de Poe, los alumnos diseñaran su propio crimen. El escritor amigo Julio Santamaría, profesor de Lengua y Literatura del IES Guaza, me envía el cuento escrito por Daniel Fernández Álvarez, que cuelgo a continuación como muestra, con mi enhorabuena por su trabajo.

Una mujer ardiente

Cuando empecé a trabajar para ella, no pensé que acabaría matándola. Me caía bien, pero los trabajos que a menudo me obligaba a realizar hacían que cada vez la odiara más, hasta que ya no aguanté e ideé un plan para acabar con ella.

Me llevó tiempo prepararlo, pero sabía que cada día se sentaba en el mismo sillón, así que una noche, mientras todos dormían, coloqué una trampa para que cuando se sentara llegara su fin.

Como yo bien sabía, se sentó en el sillón y la trampa se activó haciendo caer gasolina sobre ella y una cerilla recién encendida. Murió abrasada. Disimulé al llamar a la policía (fingiendo estar sorprendido). Cuando llegaron, me mostré triste, aunque estaba feliz. Pero, de repente, comencé a notar un calor sofocante y fui perdiendo los nervios hasta que dije:

-¡Sí! ¡Fui yo quien la hizo arder!

 Daniel Fernández Álvarez 1º B

Anuncios

21 junio 2009 - Posted by | Cuentos, General, La factoría ambulante | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: