Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

La princesa Rubí

Érase una vez un reino muy lejano donde vivía una princesa muy rubia y muy bella. Siempre iba vestida con hermosos trajes de color rojo, y por eso era conocida en todo el reino como la princesa Rubí.

Su padre, el rey, la consideraba una auténtica joya, y la hacía dormir en un cofre de cristal junto al resto de las joyas del palacio, por temor a que la raptasen durante la noche.

El príncipe de un reino enemigo, que estaba locamente enamorado de ella, iba a verla todas las noches, amparándose en la oscuridad. Su esperanza era poder declararle su amor, pero ella siempre estaba dormida y a buen recaudo en su cofre joyero.

Desde fuera se la veía hermosa y radiante. El príncipe le daba besitos en el cristal y se desconsolaba porque no podía ni besarla en los labios ni estar abrazado a ella.

Desesperado, pidió consejo a una hechicera, y esta le dijo que lo convertiría en una gargantilla con un gran diamante, que se las apañaría para que lo metieran en el cofre, y así, al menos, podría estar siempre junto a ella mientras dormía y, tal vez, en alguna ocasión, colgado de su cuello.

El príncipe nunca logró confesarle su amor ni ella supo nunca de su existencia; pero se cuenta que cuando la princesita llevaba puesta la gargantilla y el diamante le caía del lado del corazón, era la joya que más brillaba.

Juan Carlos González

Anuncios

26 octubre 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: