Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

El secreto

Se apoyó amorosamente sobre el secreter, su hijo. No estaba repuesta de la sorpresa, el regalo de Navidad de Secreter ese año era muy, muy brillante. Tenía asido fuertemente su viejo y olvidado bolso azul, que estaba algo roído por los ratones que pululaban por doquier. No en balde, la casa era vieja; casi tanto como ella. El amanecer, aún lejano, le traería la luz que necesitaba.

Miró el bolso de nuevo, como si nunca lo hubiera visto antes. También miró a Secreter, con tantos diminutos departamentos. Nunca se le ocurrió abrir los cajoncitos de su hijo, le parecía una intromisión en su intimidad.

Fue él mismo quien le regalaba  la apertura espontánea -por Navidad- de un cajoncito cada vez.

Secreter nació el día 24 de Diciembre, el día de Navidad. Él no entendió jamás que su madre no fuera una mesa oblonga, ni siquiera una cómoda… Ella nunca le hablaba del tema, ni del parto, ni de su padre  -creía que él no entendería-,  pero le mimaba y le daba brillo, y una vez al año le lijaba y barnizaba. Le gustaba mucho esto y, aparte de las cosquillas, le hacía sentir muy querido. Por eso le daba poco a poco a su querida madre los secretos que guardaba en cada departamento, y que la gente que visitaba la casa (y era mucha) le dejaba para que utilizara a su criterio: este año le abrió el cajón más plano que tenía.

Y ella pudo ver que dentro había una pequeña lista. ¡Esa era una gran sorpresa! Jamás imaginó que su hijo supiera tantas cosas, fue recorriendo con la vista la lista, que tenía varias frases y se quedó con la siguiente: “Busca el bolso azul y mira dentro”. Lo buscó, miró en el interior y tocó unas piedras duras, muy duras. La luz de la vieja lámpara era insuficiente para verlas y salir de dudas, por lo que esperó al amanecer.

Llegó al fin el amanecer con su luz clara, tomó una piedra, la observó… Las tomó todas y las dejó caer en su regazo formando una pequeña  y rutilante lluvia de diamantes. 

 Teresa García Castillo

Anuncios

1 diciembre 2009 - Posted by | Cuentos, General | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: