Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

Microrrelatos

Lo peligroso de los regalos navideños

Quería pegarse un tiro, pero la cola no aparecía por ningún sitio. Finalmente murió gracias a la cinta adhesiva.

Lucha contra el tiempo

La alarma suena dentro de su estómago. Algo entre los dientes le incomoda: una manecilla.

Nadie sabe

Alguien la despertó gritando Rose. Se miró al espejo y era rubia.

Peticiones

En Watazulu creen que los botones tienen el poder de conceder deseos. Una vez curé la herida de una anciana que me regaló uno azul. Me lo puso en la mano y me dijo: “Pide para otro, que ya pedirán por ti”.

Anuncios

23 febrero 2010 - Posted by | Cuentos, General | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: