Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

El libro

 

Un leñador solía ir a un bosque a recoger leña. Era un trabajo duro pero con ello se ganaba la vida. Se sentía increíblemente solo en su cabaña y en aquel bosque, por donde únicamente se adentraban chicos que se atrevían a desafiar falsas leyendas del lugar; por ello, su hermano venía a visitarlo cada mes.

 
Un día el leñador encontró un viejo libro debajo de unas hojas que habían caído por el otoño, lo recogió y se dispuso a leerlo bajo un árbol. Aquella noche vino su hermano, y al no hallarlo en su cabaña, lo buscó por el bosque. Dio con él no muy lejos de allí; estaba leyendo.

-Hermano, ¿por qué lees? -preguntó sorprendido.

-Porque estoy cansado, hermano.

Le pareció lógico así que lo dejó allí descansando bajo la sombra de aquel pino. Volvió un mes más tarde. Se encontraba leyendo en su cabaña. Le pareció ver su rostro más sereno y más lleno de luz que de costumbre: debía de sentirse feliz.

-Hermano, ¿por qué lees?

-Me gusta, hermano.

Se preguntó cómo estaría consiguiendo dinero si no se despegaba de aquel libro; se pregunto qué sería que tendrían aquellas páginas que habían puesto a su hermano de ese modo.

Regresó a visitarlo un mes más tarde. Ya había llegado el invierno y por ello los senderos estaban cubiertos de nieve y las ruedas de los carruajes de escarcha. Se retrasó unos días. Cuando llegó, su hermano no estaba en la cabaña. Lo buscó por el bosque, por sus colinas y sus abetos y sus olmos y sus robles y… tropezó con él cerca de unos pinos. Estaba tumbado en el suelo; estaba delgado y frío. Aunque su rostro estaba realmente sereno y parecía redundar luz.

Le arrebató el libro de sus manos inertes y se dispuso a leerlo bajo un árbol.

 

Daniel Marmolejo

Anuncios

17 noviembre 2010 - Posted by | Cuentos, General | ,

4 comentarios »

  1. la letra cambia a lo largo del cuento, no sé si te habrás fijado Alexis, a ver si se arregla eso… 🙂
    Saludos

    Comentario por Daniel Marmolejo | 21 noviembre 2010 | Responder

  2. Lo sé, Daniel. Creo que es un problema de las macros del doc original, pero no doy con la forma de solucionarlo.

    Comentario por factoriadeficciones | 21 noviembre 2010 | Responder

  3. […] en una constante actividad. Había dejado de talar árboles y ahora se estaba dedicando a leer un libro que había encontrado en el bosque cerca de una zona que linda con un […]

    Pingback por El libro « Factoría de Ficciones | 21 noviembre 2010 | Responder

  4. Me parece un buena historia, concisa y directa. Aunque yo le hubiera añadido algún giro más dramático. Un libro es siempre un elemento mágico y muchas veces nos hemos perdido en en su magia.

    Comentario por Moisés Morán Vega | 23 noviembre 2010 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: