Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

El secreto de Rashid

En un lugar muy  lejano vivía Rashid, un joven que escondía un gran secreto. Rashid había visto y experimentado mucho más de lo que nadie se podía imaginar, pues, por más que los años pasaran, él seguía siendo igual de joven.

La razón de que Rashid no envejeciera era su viejo violín, que le dotaba de eterna juventud, siempre que nadie, ni siquiera él, lo hiciese sonar.

Un día Rashid se hallaba recordando cómo era su pueblo y en lo que se había convertido.

Las tranquilas calles por donde solo transitaban animales y personas ahora no eran más que carreteras donde los coches hacían rugir sus feroces motores.

Las personas del lugar, que antaño fueron tranquilos campesinos y que miraban sin prisa a los ojos de sus vecinos, ahora eran personas sin alma arrastradas por la avaricia del que siempre quiere más.

Rashid sacó su violín y entonó una alegre melodía para alegrar su triste corazón.

Comenzó tocando en cada ventana, luego en cada puerta y más tarde en cada plaza que encontrara a su paso. Y tocó, y tocó y tocó hasta que no quedó un solo rincón de la ciudad en el que no lo hubiesen escuchado.

Todos, al oír la música, comenzaron a mirarse a los ojos llenos de lágrimas y se abrazaban como si no existiera el mañana y empezaron a sentir algo de calor en sus fríos corazones.

Por fin, Rashid descubrió la alegría de estar vivo justo cuando comenzaba su camino natural hacia la muerte.

 Héctor Trinidad Marcet

Anuncios

17 noviembre 2010 - Posted by | Cuentos, General | ,

3 comentarios »

  1. Hola Héctor,

    Me gusta la historia. Al principio buscaba un personaje que acompañara a Rashid para que lo exprimiera y diera más de sí. Pero me parece que el violín es como un personaje. Por otro lado, el cambio del protagonista del cuento me parece demasiado abstracto. Me cuesta verlo casi todo.

    Ha sido sólo mi experiencia.

    Un abrazo

    Víctor

    Comentario por elalbatrosliterario | 17 noviembre 2010 | Responder

    • Hola Victor,
      Gracias por tu comentario, no entiendo cuando dices:
      “el cambio del protaginista del cuento” me puedes explicar a que cambio te refieres.
      Un abrazo.

      Comentario por Héctor | 17 noviembre 2010 | Responder

  2. Normal que no lo entiendas. Está mal expresado. Ya no me acuerdo bien a qué me refería, pero sí digo que no es visual. Me cuesta comprenderlo. El ejercicio me parece muy intelectual para ser un cuento de expresión oral.

    Nos vemos en clase

    Comentario por elalbatrosliterario | 18 noviembre 2010 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: