Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

El espejo del ser

Hace mucho, mucho tiempo, cuando la humanidad aún era joven y el mundo ya viejo, en el fin del mundo, oculto a los mortales, existía un antiguo y mágico bosque. En él vivía toda clase de criaturas: duendes, gnomos, enanos, ninfas y unicornios. Todas eran felices, menos una. Un hada. La única del bosque.

Una noche el hada acudió a un estanque en medio del bosque y comenzó a llorar. Tal era su tristeza por la soledad que sentía en su corazón que el estanque creció y creció hasta convertirse en un lago. Entonces, de repente, al ver su sufrimiento, el espíritu de la luna bajó de los cielos y se reflejó en el lago.

-¿Qué te ocurre, pequeña mía? –preguntó cariñosamente la luna.

-Me siento sola. Tengo muchos amigos aquí, en el bosque, pero ninguno es como yo –respondió, triste, el hada.

Tras una pequeña sonrisa, la luna contestó:

“Sal, abandona el bosque, y ve más allá de las Montañas Imperiales y de los Cinco Ríos Encantados. Parte en busca de tus hermanas, y no regreses hasta haberlas encontrado”.

Tras decir esto, la luna extendió sus manos fuera del lago y, por arte de magia, las lágrimas que había reunido se transformaron en un espejo. Acto seguido, dijo:

“El ser es el reflejo del alma; y el alma, el reflejo del ser. En este espejo, los actos reflejarán el ser”.

Después, regresó a los cielos.

Entusiasmada, el hada abandonó el bosque y partió en busca de sus hermanas. El hada voló y voló más allá de las Montañas Imperiales y de los Cinco Ríos Encantados, pero no las encontró.

Un día, por el camino, encontró a una niña llorando en un estanque.

-¿Qué te ocurre, pequeña? –preguntó el hada.

-Mis amigos no están y no sé si volveré a verlos –respondió con tristeza la niña.

El hada, conmovida, jugó con ella. Su gesto se reflejó en el espejo, y una pequeña luz apareció en su interior.

 -Muchas gracias, amable hada. Serás mi hermana para siempre –dijo la pequeña niña.

Y el hada se alegró.

Tiempo después, descubrió a una joven llorando en un lago.

-¿Qué te ocurre, joven? –preguntó el hada.

-Mi amado fue a la guerra y no sé si volveré a verlo –respondió con tristeza la joven.

El hada, de nuevo conmovida, fue a buscar a su amado y lo trajo de vuelta. Su gesto se reflejó en el espejo y otra luz apareció en el interior.

-Muchas gracias, generosa hada. Serás mi hermana para siempre –dijo la joven.

Y el hada se alegró.

Finalmente, llegó al mar, donde vio a lo lejos a una anciana llorando.

-¿Qué te ocurre, anciana? –preguntó el hada.

-Mi vida, ha llegado a su fin y no sé si volveré a ver otro amanecer –respondió con tristeza la anciana.

El hada, conmovida una vez más, decidió darle lo que le quedaba de vida. Su gesto se reflejó en el espejo y una última luz apareció en su interior.

-Muchas gracias, compasiva hada. Serás mi hermana para siempre –dijo la anciana entre lágrimas.

Y el hada se alegró, antes de cerrar por última vez sus tristes ojos.

Mas no todo acabó ahí. Cuando la anciana hubo derramado su última lágrima sobre el espejo, de este surgieron las luces que habían aparecido, transformándose en tres bellas hadas: las hadas de la amabilidad, la generosidad y la compasión.

El hada, hasta entonces conocida como el hada de la tristeza, volvió a nacer como el hada de la alegría. Y, desde entonces, las hadas vivieron felices para siempre en el bosque, desterrando la tristeza y la soledad a un recuerdo en el olvido de los hombres.

 Alexis Espinosa Navarro

Anuncios

21 noviembre 2010 - Posted by | Cuentos, General | ,

2 comentarios »

  1. […] de irse, saqué mi espejo del bolso, y le dije: “Tu alma se reflejará en este espejo y tu alma te reflejará a ti. Refleja […]

    Pingback por Un recuerdo de juventud « Factoría de Ficciones | 21 noviembre 2010 | Responder

  2. Me ha gustado muchísimo. Una vez leí una historia sobre de donde viene el dicho de el amor es ciego, esto me recordó aquel cuento, pero son diferentes.
    Un saludo

    Comentario por Daniel Marmolejo | 21 noviembre 2010 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: