Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

No era un reloj cualquiera

Si el reloj no marcara las horas, ¿qué marcaría?, me pregunté una noche de Fin de Año. No hallé la respuesta a tal pregunta ansiosa, pues estuve meditando solo un instante antes de que llegara Carla a la escena de nuestro encuentro. Todo estaba cuidadosamente preparado para actuar. Me hallaba debajo del gran reloj de la Catedral; aquel que había sido construido para que los hombres no perdieran la cuenta del tiempo pasado, para contabilizar las horas de agua de las huertas riberizas del barranco, en fin, para controlar el tiempo. Y era eso, el tiempo, lo que iba a pasar más lentamente por mi vida en ese instante.

Nos conocimos una noche fría de invierno, hacía cinco años, bajo ese mismo reloj. Y ese mismo Fin de Año había empezado nuestra relación. Los dos estábamos solos, pero nos apasionaba esa noche. Para no sentir la punzante herida de una solitaria despedida de año, me acomodé entre el bullicio de la gente que allí estaba con casi idénticos motivos, o bien otros, pero pensar así era mi consuelo. Carla, joven y pizpireta, había bebido esa noche un poco de champán. «Por las fiestas», solía decir en su solitario brindis. Yo, abstemio, recordaba todo lo sucedido y hasta el tic tac del reloj quedó grabado en mi memoria, como el palpitar de mi corazón cuando la conocí. Fue una mera casualidad, solo una fugaz conversación para un comienzo, y cada año estaba allí, bajo el reloj, para encontrarnos.

Este año, cuando Carla llegó, a las doce menos cuarto, me saludó alegremente, como siempre. Entonces, me dispuse a hacer mi petición, para la que tanto me había preparado todo el año. Saqué un anillo, hinqué mi rodilla y, en el suelo sucio de la plaza, le hice la pregunta, que tanto me inquietaba, al son de las campanadas:

—Carla, ¿quieres casarte conmigo?

—Pero, Eugenio, hombre, si apenas nos conocemos. Solo somos conocidos del reloj de Fin de Año –me dijo otra vez Carla, por tercer año consecutivo, algo achispada.

 Auxiliadora Rodríguez Suárez

31 mayo 2012 Posted by | Cuentos, General | , , | 7 comentarios