Factoría de Ficciones

Taller de cuentos

La pipa de fumar

Cada encuentro implicaba un cierto riesgo.  Era preciso acudir primero a casa del magistrado, en lo alto de la rambla, y subir hasta el despacho de la última planta.  Una vez allí, aún debía encaramarse a alguna de aquellas sillas de línea italiana con la habilidad que da la costumbre.  Por fin a su altura, podía volver a mirarla de frente.  La pipa aguardaba tentadora en un estante abarrotado de libros.

Aquella vez abandonó la casa como tantas otras, a la manera en que lo hacían los invitados del juez, a través del portón de doble hoja y con el mozo de servicio esperando mansamente en el umbral.

De camino al barrio se fijó en la gente que fumaba en la calle.  Gente asediada por la urgencia, apurando un cigarrillo tras otro a los pies de la oficina aunque tuvieran que apiñarse en una esquina para paliar el frío o la culpa.  Acarició el contorno de la pipa bajo el chaquetón y les tuvo alguna clase de recelo.  Los que le resultaban más tristes de todos eran los chicos que fardaban de sus primeras caladas.  Cambiaba de calle solo para no cruzarse con ellos más abajo, en la plaza del mercado.

Cuando la llevaba con él, no importaba que fuera escondida en lo profundo del bolsillo del abrigo o a la vista, todo era distinto.  Él lo era.

Se sentó en la escalera del portal de su casa y sostuvo la pipa.  Olía a picadura de tabaco reciente, quizá incluso del día anterior. El juez habría estado sopesando concienzudamente un caso complicado y el chico de los recados había repuesto el estante hacía poco. Claro que eso era lo de menos,  sabía que más de una vez ni siquiera la encendía, porque no salía humo. De vez en cuando se la apartaba y la tomaba en una mano como él hacía ahora, solo por el gusto de hacerlo.  Ambos amaban, aunque uno lo ignoraba, todo cuanto despertaba esa pipa de fumar.  Tantas cosas que no cabían sino en un lugar como aquel despacho del juez, que más parecía una biblioteca.  Además, ayudaba a pensar.

Se colocó la boquilla en los labios y recostó la espalda contra la pared.  En el acto la pipa se encendió y una leve columna de humo brotó de ella, sin necesidad de prenderla ni añadir picadura, y ascendió en el aire por encima de su cabeza.  Sobrepasó los rótulos de los bazares y llegó más alto incluso que el griterío de los bares a medio día.

Pero de pronto una voz poderosa irrumpió desde más arriba aún, desde el rellano de su casa:

­—¡Juanmaaaa! ¡Sube a comer, que pareces tonto!

Y cualquier humo se desvaneció.

 Elisa García

 

31 mayo 2012 Posted by | Cuentos, General | , , | 6 comentarios